Vall d’Hebron supera los 100 pacientes evaluados en ensayos clínicos con terapia CAR-T

equip-pere-barba

Vall d’Hebron ha alcanzado la cifra de 100 pacientes en screening para ensayos clínicos de terapia CART-T. Esto es, son 100 pacientes que ya han pasado la primera evaluación que se les hace antes de pasar a la última fase del ensayo en la cual ya se les administran los medicamentos experimentales.

 

La terapia CART-T (Chimeric Antigen Receptor T, en inglés) consiste a extraer de un paciente un tipo de células de defensa presentes en la sangre llamados linfocitos T, que son modificadas en un laboratorio mediante terapia genética. Para ello, se los introduce un receptor diseñado para dirigirse únicamente a las células tumorales, y los linfocitos se vuelven a introducir en el paciente y pueden dirigirse selectivamente contra los tumores. Estos tratamientos se hacen con la colaboración del Banco de Sangre y Tejidos de Catalunya y el Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO).

 

El Dr. Francesc Bosch, jefe del Servicio de Hematología del Hospital Vall d’Hebron e Investigador principal del Grupo de Hematología Experimental del VHIO, considera que “nuestra apuesta ha sido incorporar estas nuevas terapias lo más rápido posible para que lleguen cuanto antes mejor a los y las pacientes. Y una de las vías de acceso es el ensayo clínico. Estos tiene dos grandes ventajas: la diseminación de los tratamientos en más población y generar conocimiento sobre estos tratamientos innovadores. Además, son tratamientos de alto coste y estos ensayos permiten reducirlo”.

 

Por su parte, el Dr. Pere Barba, médico del Servicio de Hematología de Vall d’Hebron y coordinador del programa de terapia CAR-T, asegura que otra ventaja importante de estos ensayos clínicos es que “el hecho de poder tratar a pacientes en un ensayo supone un gran ahorro económico por el sistema sanitario, puesto que en los ensayos el fármaco es gratuito, pero cuando se comercializa su coste acostumbra a ser muy elevado”.

 

Además, el Dr. Pere Barba considera que “la ventaja es que pacientes de terapia CAR-T de todo el estado español tienen acceso a tratamientos que si no fuera por los ensayos que se hacen a Vall d’Hebron no podrían recibirlos. El beneficio clínico por los pacientes es grande y supone también una gran oportunidad para hacer investigación”.

 

Vall d’Hebron es el único centro de todo el Estado que está autorizado por el Ministerio de Sanidad para la administración de la terapia CART-T tanto en menores como en adultos.