La Dra. Laura Soucek y la Dra. Meritxell Bellet han sido dos de las ganadoras de los IV Premios Chiara Giorgetti

vhio - compo fotos v2

La Asociación Cáncer de Mama Metastásico ha dado a conocer a los ganadores de los IV Premios Chiara Giorgetti, una iniciativa con la que se quiere incentivar la investigación sobre esta enfermedad. Entre las premiadas de esta edición hay dos investigadoras del Vall d’Hebron Instituto de Oncología (VHIO), que forma parte del Campus Vall de Hebron: la Dra. Laura Soucek y la Dra. Meritxell Bellet.

La Dra. Laura Soucek, codirectora del Programa de Investigación Preclínico y Traslacional del VHIO, jefa del Grupo de Modelización de Terapias Antitumorales y profesora ICREA, ha sido la ganadora de la convocatoria principal del premio, dotada con 130.000 euros. El proyecto que ha sido seleccionado abordará el uso combinado de inhibidores de MYC y PARP como una novedosa estrategia contra el cáncer de mama triple negativo. En él participará también Fabio Giuntini, estudiante de doctorado del Grupo de Modelización de Terapias Antitumorales.

El cáncer de mama triple negativo es el cáncer de mama más agresivo, con opciones terapéuticas limitadas y una alta incidencia de metástasis. Un avance reciente en su tratamiento se produjo gracias al hallazgo de que, dentro de este tipo de cáncer, aquellos que presentaban mutaciones en BRCA eran sensibles al tratamiento con inhibidores de PARP. Sin embargo, esta mutación está presente solo en un pequeño porcentaje de pacientes y muchas de ellas desarrollan rápidamente resistencia al tratamiento.

“Nuestra propuesta se basa en nuestros datos preliminares, que sugieren que la inhibición de MYC en el cáncer de mama triple negativo podría potenciar la eficacia de los inhibidores de PARP, superar la resistencia y hacer que hasta los tumores sin mutación BRCA sean sensibles a estos fármacos, beneficiando una población mucho más amplia de pacientes. Para ello usaremos Omomyc, nuestro inhibidor de MYC, que ha demostrado un efecto terapéutico notable en múltiples modelos de cáncer en ratones y acaba de completar con éxito un ensayo clínico de fase I”, explica la propia Dra. Soucek, quien destaca cómo también se espera que la combinación de Omomyc con inhibidores de PARP volvería a sensibilizar a los pacientes que desarrollaron resistencia al tratamiento.

Por su parte, la Dra. Meritxell Bellet, investigadora del Grupo de Cáncer de Mama del VHIO y médica oncóloga en el Hospital Universitario Vall d’Hebron, ha ganado uno de los dos Metapremios que completan la edición de este año, dotados cada uno de ellos con 40.000 euros. En este caso el proyecto seleccionado buscará realizar una caracterización clínica y molecular del cáncer de mama oligometastásico, es decir, aquellos tumores que han hecho metástasis en un pequeño número, normalmente entre uno y cinco, de tumores secundarios adicionales.

La implementación más amplia de técnicas de imagen sensible en los últimos años ha contribuido a identificar mejor a esta población. Estos pacientes, además de sus terapias sistémicas estándar, son teóricamente elegibles para técnicas ablativas locales con el objetivo de lograr un estado de no evidencia de enfermedad como primer paso para obtener un mejor resultado e incluso una cura en casos seleccionados.

“Sin embargo, la heterogeneidad del cáncer de mama, las diferencias en su presentación y la gran cantidad de tratamientos sistémicos que se han desarrollado hacen que el mejor manejo de las pacientes con un cáncer oligometastásico sea un verdadero desafío para los oncólogos. Nuestro objetivo es caracterizar clínica y molecularmente a esta población que realmente obtiene un beneficio por lograr un estado de no evidencia de la enfermedad”, apunta la Dra. Bellet. Esta investigación se llevará a cabo con el Dr. Juan Miguel Cejalvo, del Instituto de Investigación INCLIVA del Hospital Clínico de Valencia, como coinvestigador principal del proyecto, y contará con la colaboración de otros cuatro hospitales españoles: ICO-Hospitalet, ICO-Badalona, Hospital Clínic de Barcelona y Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Para lograr este objetivo se han propuesto un enfoque clínico y traslacional donde tanto el tumor primario como las metástasis serán caracterizados molecularmente. Se incluirá una cohorte retrospectiva y prospectiva de pacientes con cáncer de mama metastásico con todos los subtipos de cáncer de mama y enfermedad oligometastásica. El estudio pretende incluir una proporción mayor de pacientes con enfermedad RE+HER2- en tratamiento de primera línea con hormonoterapia e inhibidores de ciclinas, dada la mayor prevalencia de este subtipo, la mejoría pronóstica introducida por estos fármacos y los datos previos del Dr. Cejalvo, que sugieren un mayor beneficio de las terapias ablativas locales en la población luminal. Además, se planea monitorizar el ADN tumoral circulante en pacientes con estado de no evidencia de la enfermedad de todos los subtipos, para comprobar si este puede reflejar la evolución de la enfermedad y anticipar su progresión.

Sobre el cáncer de mama metastásico

Las cifras del año pasado hablan de 32.953 nuevos diagnósticos de cáncer de mama, de los cuales aproximadamente el 20% desarrollará una metástasis, bien desde el diagnóstico inicial o tiempo después. Esto supone que cada año se diagnostican en España más de 6.000 casos de cáncer de mama metastásico. El año pasado fallecieron por esta patología en nuestro país 6.621 personas, en su mayoría mujeres, aunque no debemos olvidar que también hay un porcentaje pequeño de hombres que padecen esta enfermedad.

Todo esto hace que el cáncer de mama metastásico sea la primera causa de muerte de mujeres entre los 35 y los 50 años. Sin embargo, gracias a los tratamientos actuales y al avance en la investigación se ha logrado que la supervivencia media de estas pacientes sea de 5 años. Se espera que, gracias a nuevos descubrimientos, esta esperanza pueda seguir creciendo hasta llegar algún día a la cronificación de la enfermedad.

La Asociación Cáncer de Mama Metastásico surgió por iniciativa de un grupo de mujeres afectadas por esta enfermedad. Entre sus principales objetivos está el dar visibilidad a este grado avanzado de la enfermedad y concienciar a la sociedad de esta otra realidad del cáncer de mama de la que tan poco se habla; también el promover y tratar de buscar recursos para financiar proyectos de investigación de esta enfermedad que les ayuden a prolongar su supervivencia y mejorar su calidad de vida.

Entradas relacionadas